Gold Clock

viernes, 28 de octubre de 2011

resumen del libro la BRUJA de Germán Castro Caycedo.

RESUMEN DEL LIBRO LA BRUJA DE GERMÁN CASTRO CAYCEDO.
CONTEXTO DEL AUTOR.
Germán Castro Caycedo quizás el autor colombiano más reconocido después de Gabriel García Márquez, Periodista y escritor nacido en zipaquirá el 3 de marzo de 1940, uno de los escritores más leídos en Hispanoamérica. Se caracteriza por su género de crónica periodística y el estilo de no ficción, sus obras son crónicas fruto de minuciosos trabajos de investigación y vivencias propias, en los lugares donde ocurrieron los hechos, Sus escritos han tocado los más diversos temas de la realidad colombiana: la violencia, el narcotráfico, la corrupción, la inmigración. En el desarrollo de su carrera como escritor ha publicado más de 18 libros, todos basados en historias de los lugares más recónditos de Colombia y aunque sus obras rayan con la ficción son trabajos muy bien documentados.
CONTEXTO DE LA OBRA.
El libro la “BRUJA” de Germán Castro Caycedo, es una crónica periodística , publicado en el año de 1994, Tal vez su obra más polémica, la cual se le obligo a retirar del mercado todos los ejemplares de su primera edición; después de intensos debates donde el autor tuvo que presentar toda la documentación, los juicios y nombres propios en que se basó su obra, pudo ser otra vez editada sin mayores correcciones,“ luego de la mayor persecución
sufrida por un libro colombiano en la segunda mitad del presente siglo en nuestro país , sale a la luz la quinta edición del libro la BRUJA.” (El autor)
RESUMEN
Aquel martes vi por última vez a monseñor. Debía ser enero. El obispo era un octogenario alto y delgado. Aun cuando se había retirado de la diócesis , Monseñor Alfonzo Uribe Jaramillo continuaba luchando contra Satanás: exorcizaba, sanaba , sacaba espíritus, liberaba, él había resuelto plantarse frente al “enemigo” orando ,conjurando el maleficio, pronunciando aquellos salmos que hacían encorvar a la gente y “ escupir gusanos, azotarse contra las paredes, destrozar con una fuerza sobre natural todo lo que alcanzaban. Es que, escúcheme: blasfeman con voces que no son las suyas y luego, ¡caray! Luego se quedan en silencio: con la boca reseca la respiración agitada. Con esa mirada calma que da la liberación… es que se quedan en un silencio que sobrecoge”, según sus propias palabras.
Amanda nació en Fredonia, un pueblo cafetero que por las mañanas se envuelve en la niebla porque esta encaramado en lo alto de la cordillera, al pie de Combia un cerro vertical y erguido como las murallas de llano grande.
Ella lo describe así:
Un pueblo bien alegre, con las calles empinadas, sin un solo centímetro plano. Es una escalera, pero una escalera llena de música. Y la plaza: la plaza está encima de la escalera, encima y en el centro, el marco y los alrededores estuvieron ocupados por las familias importantes es decir las más ricas y las más blancas. Las casas son sumamente antiguas. Cuando comenzó todo, allí habitaban las familias más ricas en los segundos pisos de estas mansiones, en
los primeros pisos hay locales comerciales con tiendas, almacenes, y algunos bares decentes que llamamos cantinas.
En la parte más alta de la plaza que es al occidente, construyeron la iglesia, la casa cural, el teatro municipal, otra casa ocupada por el directorio del partido conservador y el club social, todo sobre un atrio amplio y bien solido que va de esquina a esquina. El atrio era territorio exclusivo de los blancos.
En Fredonia era tan grande la distancia de las clases sociales que de niños nos enseñaron que no se saludaba a los negros ni se hablaba con los de abajo. Los de abajo podían ser los que venían del campo: les decíamos “montañeros”. O, también podían ser los que subían de la calle abajo o de corea, como le decían al barrio de aquellas. Cuando esos llegaban solo podían pisar el atrio cuando iban a misa.
Yo soy maestra. Estudie para maestra y me gusta mi profesión. Nunca quise nada diferente a ser maestra, aunque pase parte de mi vida metida en la brujería. Estudiaba para especializarme cada día más como maestra y estudiaba el arte de la brujería, y me gustaban las cosas de la gente, me gustaba relacionarme. Una tarde cuando estaba en el atrio escuche que hablaban de alguien especial que había llegado al pueblo “¿especial? ¿Qué tiene de especial? ¿Que qué tiene? ¡Dinero! el que llego es millonario y se llama Jaime Builes”.
Todo el mundo empezó a preguntar por Jaime Builes y a averiguar cómo era él: Jaime Builes era un hombre robusto, de menos de cuarenta, vivía vestido con camisas finas y pantalón brillante, zapatos de charol, unas veces vino tinto, otras negros. Era moreno, bajito, gordito, tenía un dientecito de oro y vivía riéndose. No se me va a olvidar que lo conocí en la heladería el paraíso. Lo conocí porque me dijeron, ¡ve: ese es el nuevo rico de Fredonia! A los pocos días lo vimos entrar con un porta folios al club, dicen que pago la cuenta de todos y los mando sacar, cuando hubo salido el ultimo cerró las
puertas y compro el club. Nos quedamos sin club. Días después hiso una gran fiesta con desfile y carrosas, con toda la gente del común del pueblo, mando traer de México una orquesta que le tocara el REY, y otras orquestas, la fiesta duro desde el anochecer de un viernes hasta un domingo por la mañana, después de semejante tracamanaso la vida en Fredonia no volvió a ser igual.
Después de esto Jaime Builes empezó a comprar todo cuanto podía en Fredonia y la región, compro tres de las cuatro esquinas de la plaza, cantinas heladerías, las casa de casi todos los ricos del pueblo, fincas, haciendas y todo lo que podía pero sin darse cuenta le estaba haciendo un mal muy grande al pueblo porque, por lo menos, duplico el precio de los arrendamientos y encareció en una forma barbará el de las tierras.
ALVARO VILLEGAS: la pasión de Jaime eran los gallos y los caballos, el hombre entraba a una gallera y se quedaba ocho o diez días con sus noches. En Fredonia me toco ver noches de ganarse, dos o tres fincas sobre el rio Cauca apostando a los gallos.
AMANDA: a Jaime Builes le gustaban la parranda, los caballos, las apuestas, las riñas de gallos, un día salió temprano para Medellín, y volvió por la tardecita en su automóvil, detrás del auto venia un camión con un caballo bellísimo que había comprado, detrás del camión, un bus con mariachis. Bajaron el caballo lo ensillaron y lo adornaron y Jaime se trepo en el (se llamaba el Dorado) el mariachi empezó a tocar un paso doble y el caballo empezó a bailar, y el jinete a reírse con su diente de oro al aire. Ese día les dio la media noche, Jaime montando y bebiendo, al mariachi tocando y al caballo bailando.
Yo vivía en esa época con Matilde Veloza, una amiga de la infancia, profesora como yo que a la vez estudiaba biología. Matilde estaba metida en los cuentos de los brebajes y yo en el de la brujería y como era estudiosa, aprovechaba cada lección para enseñarme las propiedades de algunas plantas y entonces nos dedicamos a hacer los hervidos. Ella me ayudaba con las recetas y las vendíamos. De eso vivíamos.
El cuento de Antonio Mesa es que él se enamoro de mi y cuando se dio cuenta que yo me mantenía metida en estas vainas, empezó a programar viajes para traerme regalos y conquistarme. El fue el primero que apareció con una cantidad de libros de brujería y yo me sentaba a estudiar los libros de brujería y, entonces ya aprendí con esos textos, aprovechando que este tipo me
mantenía al día, además de lo que aprendí de muchos otros brujos que visitaba para aprender de ellos.
ALVARO: el eterno problema de Jaime era que compraba una finca y paraba los oídos a lo que le dijera la gente y al primero que le dijera:” vea don Jaime, aquí lo que sirve es esto y esto” el no preguntaba, ni pensaba siquiera y así como se lo aconsejaban, cambiaba los potreros los cultivos y hasta el curso de las aguas. Esto hacia que ninguna de las haciendas de don Jaime fueran productivas, a duras penas y se podían sostener.
AMANDA: mientras tanto yo seguía con la brujería, y nunca conseguía nada, me mantenía sin un centavo, la plata no me al cansaba para nada me dedicaba a hacer pócimas , ataduras, rezos , a y también trabajaba con velas, sabes de quien lo aprendí,m a una bruja que se llamaba Amanda Londoño ,que también me la lleve para Fredonia ,y allá tuvo mucho éxito despertando la indignación del párroco que decía, si este pueblo sigue haciendo caso a ella y a cuanta bruja traen , a Fredonia les va a llegar un castigo divino. A pesar de aquello, seguí embarcada con el diablo, trabajando cirios y viendo, a pesar de los anuncios del párroco y de que éramos dizque una comunidad muy cristiana, medio pueblo estaba metido en estas cosas. A pesar de todo, mi único sueño era tener poder. Quería aprender cuanto más fuera posible.
ALVARO VILLEGAS: Jaime se enamoro de una niña que conoció en Fredonia en una obra de que presentaron en el teatro y que por cierto el mismo financio porque Amanda le pidió ese favor, ella se llamaba: Sola. vivía media cuadra debajo de la plaza por la calle de la barra, para conquistarla le llevaba mariachis, le regalaba joyas, ropa fina y hasta un carro le regalo, como estaban de moda en esa época los Renault 9 uno de esos le obsequio, envuelto en papel
celofán con un lazo de cinta bien ancho que lo rodeaba en cruz, el papá de Sola se llamaba Rudesindo y el Jaime se las ingenio para ganárselo a él también, algún tiempo duro el noviazgo entre regalos y excentricidades de Jaime hacia sola, hasta que decidieron casarse , no se imaginan lo que fue esa boda y sus preparativos, todo el mundo quería estar invitado y el que no invitaban se ingeniaba la forma de que fuera incluido en la lista, el vestido de Sola fue mandado a hacer en los Estados Unidos, y ella recibía clases de
etiqueta para saber cómo se debía portar, todo fue calculado y como todas las fiestas de Jaime esta duro varios días y vinieron mariachis y diferentes orquestas, el trago y la comida era abundante.
AMANDA: yo seguía brujeando con todas mis amigas profesoras, porque eso si, la que menos brujeaba, se mantenía haciendo entierros con los nombres de los hombres o sabia de brebajes; mi mamá ha hecho política toda la vida era la jefe del partido conservador en Fredonia, una vez trasladaron a mi hermano de un cargo que ocupaba en Fredonia para Andes, no sabíamos que hacer y yo me fui para donde el gobernador, él no me conocía pero yo me las ingenie para entrar allá. No querían atenderme pero yo dije: de hasta que no me atienda el gobernador no me voy de aquí, y así fue que me tuvo que atender y no solo logré que no trasladaran a mi hermano sino que le dieran un mejor cargo en Fredonia, de ahí en adelante empeso una gran amistad con el gobernador, hasta el punto que me llamaba para le hiciera trabajos de brujería y le fuera bien en los negocios.
ALVARO VILLEGAS: a don Jaime lo saco adelante una amante que él tuvo en Medellín, se llamaba Teodolinda, tenía una gran habilidad para comerciar y traían mercancía de contrabando y por ahí empezó todo el negocio, la señora era muy áspera y hasta peligrosa, el patrón siempre trataba de irla bien con ella parece como que le tenía miedo. Como terminan casi todos en este negocio a ella la mataron y le enviaron la cabeza a la mamá en una olla arrocera, a don Jaime le dio muy duro.
PONCHERA: míster Howard, era uno de los duros para los que trabajaba el patrón allá en el otro lado, él nos conto que todo esto de las drogas empezó
cuando la guerra en Vietnam, porque los soldados se tenían que drogar para resistir estar en ese infierno, cuando terminan la guerra que regresaron no pudieron terminar la adicción y empezó todo e cuento de los carteles. Antes de que aquí llegaran los gringos a traficar con yerba y después con cocaína, se vivía del marlboro. Había tres contrabandistas que lo metían por turbo, pero de un momento a otro entraron dos mas y ¿que paso? El mercado no aguanto tanto cigarrillo y se formo una guerra muy cruel que se llamo la guerra del marlboro. Ahí aparecieron por primera vez los sicarios y en esa guerra
mataron por primera vez a un sujeto desde una moto, porque todavía no se usaban las motos. ¿Y sabe quien manejaba esa moto de marca Lambretta? Pablo escobar que era un muchacho. Esa moto hizo historia en Medellín, porque esa fue la forma como empezó a trabajar Pablo. Era una Lambetta gris, con guarda barros rojos, y pablo la conservo siempre y decía: que cuando lo dejaran vivir en paz la iba a colocar en un jardín con un letrero que dijera “a ti te lo debo todo.”
El gringo Howard era zorro y jodido. Por ejemplo, el patrón no podía localizarlo nunca, ni nunca supimos donde vivía ni de donde salía, ni para donde iba, sino que el aparecía de golpe o llamaba de sorpresa para ver cómo iban las cosas o para pedir cuentas y, eso sí, a decir quien se iba a morir ese día o esa noche, por que cuando Howard se la cobraba a algún faltón, le explicaba al patrón por que lo había hecho. Y el patrón tenía que comer callado.
El negocio era muy grande con míster Howard de aquí para allá se llevaban la mercancía con mujeres que servían de mulas o en mercancía que se exportaban, para traer el dinero lo hacían camuflado en mercancía que entraba al país de contrabando. Siempre había que estar cambiando de estrategia para que no nos pillaran.
AMANDA: una vez el gobernador me llamo para decir me que el presidente de la republica me quería conocer por que él le había hablado muy bien de mi, y que tenía que irme de inmediato para donde ellos. Efectivamente conocí al presidente me pareció un señor muy serio , pero más tarde me di cuenta que
no era tan rígido como parecía , quería que le hiciera un trabajo para que le fuera bien en un negocio donde tenía comprometido mucho dinero, y como la brujería era lo mío me puse en esa tarea. Después me llamo muy emocionado a contarme que el negocio había resultado muy bien y que había ganado mucho dinero, ahí empezó otra amistad ya con el presidente de la republica. Un día me llamo el gobernador, que él y el presidente me necesitaban y yo me fui inmediatamente pera donde ellos, necesitaban un trabajo para que sus hijos se enamoraran y se casaran, yo les pedí todo lo necesario para empezar a trabajar y les dije todo lo que tenían que hacer, y efectivamente los muchachos
terminaron por casarse. Por medio del presidente conocí a muchas mujeres de generales que me buscaban para que le hiciera trabajos a sus maridos.
Entre todas las cosas que se me ocurrían y aprovechando la relación con el gobernador, se me ocurrió presentar al gobernador con don Jaime, un día que el gobernador visito Fredonia en una visita que yo misma organice, la fiesta que Jaime le hizo al gobernador fue como todas las de él porque eso sí, duro varios días con orquestas y todo lo que usted se imagine. Los encuentros con el gobernador y su equipo político fueron muchos hasta el punto que Jaime le financio la campaña política con la condición de que su esposa y su suegro tuvieran participación en las listas para el consejo, y Jaime manipulo todo para que pudieran ganar, empezando que los buses de flota Fredonia solo podían transportar a los que iban a votar por sus listas el día de las elecciones. Todos los empleados de las fincas tenían que votar por las listas del patrón, él se encargo de que todo eso saliera bien. Y en plena campaña yo me encargue de controlar el directorio conservador de la región para que no dañaran la situación es que en varias veces les dañe sus reuniones. Fueron muchas las visitas del gobernador a las fincas de Jaime para trabajar en la campaña.
ALVARO : las cosa no estaban marchando bien de algún tiempo para acá el dinero ya no llegaba como antes, se pasaban dos o tres meses sin llegar un centavo, y un día llego el patrón y ordeno despedir a todos los trabajadores de las fincas y dejar solo los estrictamente necesarios. Le estaba llendo mal en los negocios habían caído varios cargamentos y caletas y necesitaba pagar y
le toco empezar a pedir a los testaferros las propiedades para vender y pagar, por que el sabia que pagaba o lo mataban estaba muy asustado.
AMANDA: llego un tiempo donde empecé a sentirme muy mal, sentía que algo me aplastaba, duro durante varios meses, me mantenía angustiada con una zozobra que no se que era, el miedo era impresionante. Un día entre en una iglesia y había un montón de gente, cantaban, alzaban las manos y se movían y danzaban al son de unos cantos, sentí ganas de salir corriendo pero no podía, algo me amarraba a esa iglesia caliente que olía a pabilo y ser humano. Había algo que me amarraba al piso. Yo empecé a llorar y a llorar y no sabía por qué. En ese momento arrecio la angustia y resolvi entrar a la sacristía. Seguí hacia adentro y me encontré con una monja de la enseñanza con pelito corto, falda azul clara. Le decían hermana Alicia. Cuando me miro, la abrace y le dije! hermana por favor sálveme yo hago brujería¡(siempre me he preguntado por qué le dije eso. ¿Por qué hice eso? ¿Por qué se lo dije? Algo de mi Dios. La hermana Alicia. Una monja que exorcizaba porque diablos fui a dar allá.
LEONEL: Amanda estaba muy mal decía que la perseguían , vivía muy angustiada, yo estuve a punto de abandonarla por esta situación, pero cuando conoció a la hermana Amanda y empezamos con los grupos de oración , y con las liberaciones fue mejorando la cosa, aunque fue muy difícil, un proceso de años orando y visitando sacerdotes. Monseñor Alfonso Uribe Jaramillo obispo de Sonsón-Rionegro, nos ayudo mucho en este duro proceso de liberación.
HERMANA ALICIA: para hacer las liberaciones yo me cubría primero con la sangre de Cristo, y empezábamos con la oración orábamos por sanación interior , por perdón, y las jornadas eran muy intensas en ocasiones teníamos que suspender por qué Amanda ya no daba más, fueron necesarias muchas jornadas de oración , y varios exorcismos con sacerdotes para lograr la liberación; los espíritus eran muy fuertes y además también la estaban trabajando, fue un proceso muy largo y difícil.
PONCHERA: al patrón no le estaba saliendo nada bien, se le cayó un cargamento de por lo menos seis toneladas que iba para el otro, lado la vuelta se daño en México; los federales agarraron a los trabajadores los desnudaron ,
los amarraron con alambres, los torturaron como no se imagina y empezó a caer todo mundo.
LEONIDAS BUILES: de un momento a otro nos empezó a caer la ley, todos los días nos cogían un cargamento, o una o varias caletas, yo llame al tío Jaime y le dije que qué hacíamos, él me dijo que debíamos arreglar todo y sacar a nuestra gente del calabozo, estuvimos en comunicación por varios días hasta que me agarraron. Los federales me empezaron a torturar para que dijera dónde estaba el tío, pero yo decía que no sabía nada. Pero me obligaban a comunicarme con él para interceptar las llamadas y así fue como lo agarraron. Después que nos tenían nos llevaron a los calabozos y nos torturaron que para que dijéramos donde estaba el duro pero mi tío nunca dijo nada, le colocaban electricidad, lo golpeaban en los genitales, le arrancaron hasta las uñas y el nunca dijo nada, como nos colocaban bolsas en la cabeza para asfixiarnos en una de esas murió mi tío, la causa real de su muerte no se conoció porque no le hicieron autopsia, pero yo se que lo mataron allá.
ALVARO VILLEGAS: yo vi el cadáver de Jaime cuando regreso a Colombia. Estaba desfigurado en algunas partes. Lleno de moretones , las uñas de las manos y los pies habían desaparecido de algunos dedos, los testículos se veían horriblemente inflamados tenia vendada la cabeza porque la habían sacado el cerebro. Jaime fue sepultado en una tumba prestada. Y los asistentes fueron un puñado si se le compara con la afluencia de sus fiestas.
AMANDA: entre tantas liberaciones y exorcismos, que no eran del todo efectivos nos enteramos de un sacerdote de Alejandría que era muy bueno para este tipo de casos, y para allá nos fuimos, se llamaba el padre Guillermo Gil. El nos dijo que lo más importante era que yo estuviera dispuesta a perdonar y yo le dije que sí, y empezamos con la oración y luego con el exorcismo, yo no me acuerdo de nada, me contaron que era impresionante y muy difícil, pero el padre al final logro liberarme de todos los espíritus que me atormentaban.
Hoy del imperio de Jaime no queda ni un grano de tierra en poder de los descendientes, la flota Fredonia tiene otros dueños y el caballo que bailaba paso doble murió de infarto.
Omar Andrés Ospina Hernández.

2 comentarios:

Brayan Tarazona dijo...

Espero que este libro te halla ayudado en tu formación, y lo hallas aprovechado al máximo.

JuliZuluaga dijo...

Muchisisisimas gracias.... me sirvio demasiado, espero que estes bien ,cuidate Dios te bendiga!